Spanish Español

Menorca Net 1995-2017

Detener el tiempo de los verbos puede ser un premio, por ejemplo cuando hemos tenido la suerte de alcanzar un principio prometedor de empatía con una bella mujer.

Apenas cumplidos los 20 años me fui a vivir a Madrid. Por aquellos días conocía yo a una bellísima menorquina que a lo largo de los años seguí siempre recordándola como una ilusión frustrada, preguntándome a menudo qué habrá sido de ella. En mis cortos viajes de ida y vuelta a Menorca, no volví a verla. P...


Noticia Completa Fuente: Diario Menorca