Spanish Español

Menorca Net 1995-2017

Hay cosas que no deberían ocurrir nunca. Unos creen que pueden o deben hacer algo para evitarlas, mientras que otros las consideran una fatalidad ajena a cualquier voluntad individual y piensan que, si llegaran a ocurrir, sería mejor que Dios nos coja confesados. La Tercera Guerra Mundial o la Segunda Guerra Civil, por ejemplo. Su sola posibilidad nos produce pavor.

Cuando acaba un desastre, su recuerdo doloroso nos vacuna durante un tiempo de recaer en los mismos errores. Pero e...


Noticia Completa Fuente: Diario Menorca