Spanish Español

Menorca Net 1995-2017

Un suceso ciertamente fuera de lo común sacudió el pasado 6 de febrero la localidad de Anderson, Carolina del Sur, cuando Kaylee Muthart, una chica de 20 años, se arrancó sus ojos estando bajo la influencia de las drogas.

Todo sucedió en las inmediaciones de la iglesia de la localidad cuando Muthart, totalmente enajenada por el consumo de metanfetaminas, se sacó los ojos con sus manos porque creía que era «un sacrificio necesario para Dios», según publica...


Noticia Completa Fuente: Diario Menorca